Blogia
poquetacosa

Declaración de principios.

Como digo en el encabezado, este garito (al que te doy la bienvenida) nace con vocación de trinchera. Pero no solo como refugio. Tambien quiere ser un puesto de avanzada desde donde poder disparar. Porque yo soy un tipo agresivo. Mu malo y mu cabrón. Y conste que antes no lo era. La vida y las mareas de imbecilidad que se nos vienen encima me han hecho de mí lo que soy. Mi armamento no es gran cosa; apenas un pequeño fusil que dispara palabras y, que además se encasquilla a veces. ¿Su alcance? Ya veremos, pero supongo que no demasiado. Sin embargo pienso ponerme a pegar tiros a diestro y siniestro. Que no sé si acertaré, pero como acierte... De todas formas, si no acierto al menos haré algo de fuego de cobertura para los que tambien han renunciado a la borreguez y cuentan con armas mejores que las mías; que trato de poner mi granito de arena, vamos.

¿Mis objetivos? Bueno... confieso que tengo varios frentes. Por una parte están los adalides (y adalidas) de lo políticamente correcto. Los más peligrosos se suelen disfrazar de progresistas. Esos que se la cogen con papel de fumar no vaya a ser que digan algo inconveniente, chupiguays de salón que miman hasta la nausea su aspecto conciliador, más que nada para esconder un corazón negro como los cojones de un grillo. Otro frente lo forman los engañabobos, charlatanes, sacaperras, gurúes y gurúas varios de lo paranormal y aledaños. Esos que detrás de una fachada más o menos melosa pintada de colores pastel (unos colores pastel muy misteriosos, sea eso como sea) y victimismo esconden una caja registradora de puta madre. Mi único objetivo para con esos es robarles víctimas. Y es fácil (al menos en teoría). El método consiste en ayudar a esas víctimas, porque víctimas son, a que aprendan a pensar por ellas mismas. No quiero que piensen como yo, mi afan proselitista es comparable a la finura de mi lenguaje, solo pretendo que piensen por si mismos, que desarrollen el menos común de los sentidos y con él su libre albedrío. Así de simple.

Un tal Petronio dijo una vez: "Mundus vult decipi; ergo decipiatur". Pues bien: que se vaya a la mierda Petronio.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

razonesparadudar -

Me llena de orgullo y satisfacción inaugurar la sección de comentarios... :DDD

Ánimo y suerte con el blog.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres