Blogia
poquetacosa

Los pinitos egiptológicos de don Pedro Amorós. Parte II y final.

Despues de un par de días haciendo relajación trascendental, meditación ayurvédica y un par de canutitos, vuelvo a encontrarme mentalmente preparado para abordar la magna tarea que supone comentar esta perla de la erudición egiptológica perpetrada por mi más admirado humorista alicantino. El varias veces Presidente del SEIP D. Pedro Amorós.

Pero hagamos un poco de memoria. Nos quedábamos hace unos días totalmente patidifusos y mentalmente algo perturbados al descubrir que las piedras del revestimiento de la Gran Pirámide habían sido pulidas hasta un punto de perfección equiparable al del espejo principal del telescopio del Monte Palomar. Despues de tamaña revelación, y a pique de sufrir un jamacuco existencial o un soponcio tántrico no me quedó mas remedio que tomarme un descanso. Veamos cómo sigue la cosa. De momento comenzamos con “Datos, todavía más desconcertantes”. Para ilustrar la imposibilidad de que la Gran Pirámide fuera comenzada y terminada durante el reinado del mismo faraón, Amorós nos dice que

“las últimas zonas de construcción, las terminaciones eran más burdas y en ocasiones menos perfectas. Con lo cual tenemos un importante aspecto para diferenciar la época”

No deja de ser meritorio que alguien que ha demostrado su incapacidad para distinguir el granito rosado de la caliza blanca se meta en semejantes sutilezas. Personalmente no cuento con información como para afirmar o desmentir que existan diferencias lo suficientemente aparentes en la construcción de la Gran Pirámide como para hacernos pensar que su construcción se desarrolló en épocas distintas. Si alguien cuenta con esa información le agradecería que me la hiciera llegar. Mientras espero sentado como buen investigador de sillón, pasaré a cosas aún más inquietantes o el viaje en el tiempo de un cacho de palo.

“Un equipo de investigación español, encontró en el fondo del pasadizo de la verdadera entrada a la pirámide un fragmento cilíndrico de madera que se demostró científicamente que pertenecía a un bloque de granito que se encuentra en la entrada y sirvió como sistema de cierre. Un dato muy curioso, es que cuando llevaron a una Universidad americana a analizar este pequeño cilindro de madera, los científicos se asombraron cuando el veredicto del C14, dató del 2016 después de Cristo, este hallazgo. ¿ Quiere decir esto que viene del futuro?”

Antes de nada me gustaría saber más sobre el intrépido equipo de investigación y cómo demostraron “científicamente” que el trozo de madera en cuestión pertenecía efectivamente a ese contexto. Si no es demasiado pedir tambien me encantaría saber el nombre de la Universidad americana que lo analizó. Más que nada para que me pusieran al día de sus métodos en datación por Carbono 14. Porque a lo mejor estoy equivocado, pero yo tenía entendido que dicho método lo que mide es la descomposición de un isótopo que comienza en el momento de la muerte del tejido analizado. Con lo cual la fecha más reciente que se puede conseguir mediante C14 es hoy mismo, y en ningún caso fechas futuras. Esto se pone misterioso, y más si tenemos en cuenta que

“Un científico inglés, examinó los orificios donde supuestamente se insertarían esos seis cilindros, y encontró las marcas de un broca algo extrañas.
En primer lugar, la broca tendría que tener una "dureza 500", para poder haber trepanado de la forma en que lo hizo este bloque de granito. Tengamos en cuenta que el material más duro que se conoce es la vidia, que es el diamante sintético y tiene "dureza 11" y se utiliza en los talleres para cortar precisamente el granito. En seccionar un bloque de granito de un metro, se invierten horas con nuestra técnica actual. Según los cálculos de este científico inglés, en base a la medida de separación de las marcas dejadas por la broca, el proceso de perforación con el que se trataron los orificios del bloque de cierre, fue tres veces más rápido que como hoy en día lo hubiéramos conseguido con nuestro sistema.”


El científico en cuestión es nada menos que Flinders Petrie, y las conclusiones sobre las características de los taladros son del ingeniero Benjamin Baker. En una inspección superficial, y midiendo las marcas dejadas por el taladro en la piedra, Baker llegó a la conclusión de que semejante trabajo sería imposible de llevar a cabo usando las herramientas de su época. Sin embargo, un exámen más minucioso al microscopio nos muestra otra cosa. Las marcas dejadas por el supuesto supertaladro no son paralelas como cabría esperar de una penetración regular. Ni siquiera marcan toda la longitud del agujero, sino que aparecen y desaparecen. Exactamente igual que ocurriría si los agujeros hubieran sido trabajados por abrasión y usando poca presión. Un tal Dennys A. Stocks lleva más de 20 años trabajando en este sentido. Usando técnicas de arqueología experimental y basándose en modelos aparecidos en distintas inscripciones, Stocks ha fabricado taladros y los ha usado tal y como habrían hecho los antiguos egipcios obteniendo buenos resultados. O sea, que por mucho que pese a magufos ufológicos varios, los antiguos egipcios no solo podían, sino que tallaban, taladraban y pulían piedras duras sin demasiados problemas.

“Sólo con observar el obelisco inacabado de las canteras de granito rosa que se encuentran en Aswan, nos damos cuenta que la forma "acucharada" con la que esta esculpido, encierra un misterio superior al que simplemente nos explican los arqueólogos”

Sólo con observar el obelisco inacabado de las canteras de Aswan, nos damos cuenta de la característica forma acucharada que dejaban las mazas de dolerita usadas para tallar el granito. Son precisamente estas piezas inacabadas las que ilustran con más fuerza la grandeza de esta civilización. Y por fin nos acercamos a la conclusión, y lo hacemos de la forma más previsible posible: los dogones de Mali, tribu que Amorós sitúa “a cierta distancia del nacimiento del Nilo”. Si quieres traducir en kilómetros tan indeterminada distancia consulta un atlas. Despues de una breve introducción a los misterios de la cosmogonia de los dogones (si te interesa otra visión del tema puedes leer este artículo) el amigo Amorós se adentra en el apasionante mundo de la astronomía y afirma que

“para mayor asombro, hace tan solo cinco años, se pudo analizar mediante un sistema espectral, la densidad que tendría la estrella Sirio B, dando casualmente una "dureza 500"”

Tendría gripe. O diarrea. O simplemente se fumó la clase el día que explicaron la dureza y la densidad de los materiales. Porque si Mr. Amorós hubiera asistido ese día a clase sabría que dureza y densidad son cosas distintas. Vamos a poner un ejemplo sencillito. La dureza del diamante es 10 en la escala de Möhs y su densidad es de 3,52 g/cm3 en los cristales más puros. La dureza del plomo es 2 en la misma escala, sin embargo su densidad se dispara hasta los 11,37 g/cm3. Sí, Mr. Amorós, ese simpático señor que le vendio a usted un juego de densísimas brocas de plomo lo estáfó. Si intenta taladrar con ellas algo más duro que un trozo de pan recien hecho se fundirán. Y por fin llegamos a la gloriosa culminación de los pinitos egiptológicos de Don Pedro, y lo hacemos como no podría ser de otra manera: dejando la puerta de las estrellas de par en par

“Si pensamos que la raza egipcia, originariamente pudiera venir de centro-africa, y más concretamente de una región cercana a las tierras de los Dogones, e intentamos dar una explicación coherente a la construcción de las pirámides, posiblemente encontremos alguna solución cuando comparemos la dureza de un material como el que pudiera haber sido traido por una raza extraterrestre, en la visita realizada a esta tribu y que casualmente coincide con el que la ciencia dice que tiene la estrella de donde estos venían, con el material de la dureza necesaria para realizar las trepanaciones del bloque de granito que supuestamente sirvió de sistema de cierre.
Pero claro, es una utopía pensar que una raza extraterrestre pudiera haber venido a la Tierra, ¿ NO CREEN ?...


De este párrafo me encantan sobre todo las mayúsculas finales; y los puntos suspensivos. Pues bien, creo que para terminar voy a responder a la pregunta final de Mr. Amorós. No considero una utopía el pensar que unos hombres-pez se acercaron a una enana blanca hace miles de años y allí abrieron unas minas para recoger el material que permitiría a los egipcios taladrar granito. No, para nada lo considero una utopía. Lo considero una total, absoluta, y supina GILIPOLLEZ.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

visitólogus -

Soy seguidor de la ciencia, pero me amparo en la seudo, para puentear las enormes lagunas que existen. Y no confio en la ciencia porque evita implicarse en la existencia real de los "OVNIS". A nivel personal he tenido experiencias que no dan lugar a ninguna duda digan lo que digan estos científicos comecocos.
En quanto a lo del cilindro de madera y la datación de su antigedad, lo cierto que dicha madera (de ser cierto)daría un resultado anómalo negativo en todo caso. Pero tampoco está claro porqué trajeron un trozo de madera desde el futuro con la que debia haber en esa época. Tal vez quisieron dejar algún rastro que nos hiciera suponer cosas fuera de lógica pero esto implicaría la presencia del hombre del futuro en los acontecimientos del pasado y consecuentemente todo daría un vuelco. Soy de la opinión que estos "OVNIS" traspasan la barrera del tiempo y de que es una realidad de la propia tecnología del ser humano y no necesariamente extraterrestre (no tiene sentido). Tambien le digo que acercarse a los logros conseguidos por los egipcios no es lo mismo que igualarles y puesto que soy muy desconfiado, no me fiaría tanto de los resultados y explicaciones de científicos que se ven obligados a confeccionar un esquema lógico de lo que se va encontrando en su camino. Eso no verifica nada, pues de darse oficialmente una simple prueba de que algo no encaja en el pasado, sería suficiente para desmoronar todo lo que nos cuentan de la historia. Solo un ínfimo dato que se saliese de los parámetros racionalistas y que lo respaldase la ciencia comportaría un absoluto caos.
Piense en ello, ya que parece ser un fiel seguidor de lo que le dicen a sus científicos que nos digan.

poquetacosa -

Estimado Karlos.

Completamente de acuerdo con la segunda parte de su alegato. Con respecto a la primera... ¿sería mucho pedir un poquito más de claridad?... porque según tengo entendido, la "herramienta" que tenían los faraones para perpetuar su nombre, y de paso su culto (al fin y al cabo eran dioses) eran las llamadas "fundaciones piadosas". Entre otras cosas porque sabían de la volubilidad humana y tambien lo desagradecidos que eran sus descendientes que, si bien muchas veces se encargaban de continuar las obras que comenzaran sus mayores, tambien ponían buen cuidado atribuírselas como propias borrando cualquier nombre anterior que pudieran contener.

Quedo a su disposición.

SoKaRiAn -

Wenas compadre, soy un experto en la historia y mitología egipcia como en otras civilizaciones antiguas. Esto no lo digo para hacerme el listo, sino para clasificarme y asi que comprendas también mi forma de ver las cosas.

En cuanto al dato de que la Gran Piramide, fuese construida durante el reinado del mismo faraón, te puedo asegurar que es totalmente falso. Cada faraón hacia diferentes obras arquitectonicas pero siempre dejaba una para que sus descendientes la continuen, y así perpetuar la dinastia egipcia, que la hegemonia no se perdiese, asi la población nunca olvidaría ni el nombre ni lo que hizo tal faraón por su pueblo.

Y en cuanto a lo de las pruevas del C14, que hayan venido de otros mundos a nuestro planeta...venga ya...tanto les cuesta a la humanidad creer que el hombre solo es capaz de hacer todo tipo de proezas??no necesitamos ninguna ayuda para hacer maravillas y menos inventarnos una ayuda extraterrestre...porfavor, un poco de seriedad...atentamente,KARLOS
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres