Blogia
poquetacosa

Guardia Civil y cultura gitana.

Guardia Civil y cultura gitana. Sinceramente. Cuando me lo contaron pensé que me estaban tomando el pelo. Pero es cierto . Los guardias civiles alumnos de la academia de Baeza, se encontrarán este próximo curso con una nueva materia lectiva: "Conocimiento del pueblo gitano y su cultura", que consistirá en una serie de 16 conferencias con el título genérico "Jornadas de sensibilización, acercamiento y conocimiento del pueblo gitano" y que serán impartidas por integrantes de una asociación gitana junto con profesores de la academia de Baeza. Desde luego, como mínimo la cosa va a ser digna de verse. Si aceptan oyentes (que no creo) yo me apunto pero ya. Y no es que lo vea mal, ojo, soy de los que piensa que el saber no ocupa lugar y que unas fuerzas de seguridad con una formación amplia son unas fuerzas de seguiridad más efectivas en todos los sentidos. Sin embargo sí lo veo innecesario. El cometido de la Guardia Civil es básicamente muy sencillo: evitar dentro de lo posible la comisión de delitos o, una vez cometidos perseguir, atrapar y poner a disposición judicial a los (presuntos) culpables. El hecho de que el delito en cuestión se haya cometido inscrito en el marco de una realidad cultural diferente pero no por ello digna de menos respeto, no cambia las cosas: dura lex sed lex creo que se dice. Un chorizo no es menos chorizo por robar de forma étnica y costumbrista.

De todas formas, al director de la Guardia Civil y a la presidenta de la asociación gitana "Yerba buena", que al parecer son los promotores de la cosa, se les ve tan ilusionados que casi da lástima criticarles la idea. Y no voy a hacerlo. De hecho, contagiado por el espíritu del momento me gustaría proponer algo parecido: una serie de conferencias dirigidas al pueblo gitano (con mucho despliegue publicitario, mucho tríptico de colorines y mucha pasta de por medio) y encaminadas a mejorar su integración en la sociedad española. Tengo hasta los títulos de algunas de las ponencias y todo. Serían algo así:

  • La propiedad privada. Uso y disfrute: el hecho de que el dueño no esté mirando no quiere decir que puedas cogerlo.
  • El carnet de conducir: ese desconocido.
  • Botánica: el porqué los naranjos y demás frutales no son especies silvestres.
  • El paso por caja. Un caso práctico: tú también puedes hacerlo.
  • Racismo, o la tolerancia es una carretera de dos sentidos.
  • El arte de saber esperar. El encanto oculto de hacer cola.

... ... ... ...

Vamos, que me parece cojonudo todo esto del acercamiento de la Guardia Civil, su humanización, la integración de valores buenrollistas desde el mismo momento de la formación y todo eso. Si embargo tengo una duda que me corroe ¿No ha pensado el director de la Guardia Civil, o quien sea que haya parido este invento, que tal vez, que no creo pero, tal vez estará poniendose un poquito en ridículo y con él uno de los cuerpos de seguridad del estado?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Camarada Bakunin -

¡Vaya! Llego muy tarde al debate... ;)

¿A qué se debe tan prolongado silencio?

poquetacosa -

Le ruego Don J., que si quiere usted añadir comentarios nos ahorre a todos el tener que leer insultos personales. Se puede debatir, sin embargo y desde mi punto de vista, el recurso del insulto no denota otra cosa que falta de argumentos.

Saludos

Don J. -

Señor Miguel.... he leido sus preciosos comentarios. Disculpe la molestia de que no redacte tan bien como usted y de que mi vocabulario no sea tan extenso... pero necesito urgentemente decirle que es usted un SUBNORMAL y un CATETO profundo, eso sí.... no tanto como mi querido comentarista Pedro... que se lleva el Premio Novel a tales adjetivos calificativos. Da gusto que en ESPAÑA (Joderos porque en vuestro DNI tambien pone que sois ESPAÑOLES) haya gente como ustedes dos.... hacen que cuando llegue a casa de trabajar y de encontrarme con gente como ustedes me meta en la cama a dormir con una amplia sonrisa.
No me gustaría despedirme sin antes indicar que son UNOS MIERDAS y unos GUARROS... y pueden ustedes calificarme de intolerante, facha y demas tonterias que siempre suelen repetir TONTAINAS y POLLINOS como ustedes, porque no me van a quitar el sueño, sino que me darán mas energía y coraje cuando me encuentre con ustedes con motivo de mi trabajo. Y por cierto.... no soy Policia.

Un saludo

Don J.

Anónimo -

Para Pedro. No le trato ni de señor y Don, porque personas que hablan y se expresan como tu seguro que son personajes barriobajeros.
Te dire que la Guardia Civil no sólo estudia la Constitución, sino muchisimas más materias, seguro que estan mucho más preparadas que una persona como tu, que veo algo ignorante al no saber que cualquier funcionario público para poder opositar, una de las cosas básicas es la Constitución.
Lo de que les manden a los sitios que él dice que sepa que no es competencia de la Guardia Civil, porque aunque le pese su función es estar con la ciudadania. Y aunque le moleste no creo que desaparezca, es un cuerpo con mucha historia y mucha más que va a tener. Los que debian de mandar a tomar por el cu.. son personajes como tu, que seguro no son personas de fiar.

Anónimo -

Pedro:

A los guardias civiles, en sus academias se les da clases de constitución y ellos asumen, que como militares que son no pueden formar sindicatos. Lo asumen y lo aceptan o abandonan el cuerpo, nadie les obliga a quedarse. Eso no los transforma en ciudadanos de segunda.

Es precisamente el carácter militar de la Guardia Civil lo que hace de ella un cuerpo operativo en las zonas rurales.

Si no hubiera tanta historia políticamente correcta de "la puntita nada más" el control de fronteras sería mucho más efectivo. Sin embargo así están las cosas y la Guardia Civil en eso, como en todo, no hace sino cumplir órdenes.

Que osada es la ignorancia cuando se la mezcla con resentimiento, me permito añadir, Don Pedro.

Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

pedro -

Porqué no les dan clases a estos guardias civiles de Constitución y, les explican si pueden, que la mayoría de españoles pueden sindicarse en sus trabajos pero que ellos no porque son ciudadanos de segunda.

Opino que el Instituto Armado debe desaparecer de la ciudadanía española y que debe haber una reconversión para que sólo pertenezcan al ejército y, sean destinados a Líbano (a ver si allí la frontera es más pequeña y la controlan mejor), a Bosnia, Afganistán, Irak y a cualquier otro sitio similar. Pero que desaparezcan del contacto con el ciudadano y que pasen a los cuarteles como el resto de militares.

Miguel Mencey -

Bueno, a pesar de todo... hola de nuevo.
Con lo del diccionario, igual me salí un poco de madre, o tal vez los dos. A ver si lo aclaro. El hecho de que, salvando ciertas excepciones, el diccionario no haga calificaciones de las cosas (no es su función), no significa que nosotros no podamos hacerlas. Apañados estaríamos si tuviéramos que ceñirnos exclusivamente a lo que pone en él. Por ejemplo, no dice que el espiritismo sea una doctrina irracional. Lo deja en doctrina, la calificación de irracional se la pongo yo.
Pues bien, con el racismo me sucede igual. No pone que sea irracional y pseudocientífico, pero eso no quiere decir que a mí no pueda parecérmelo.
Creo que aquí la tontería vino por parte de ambos, ya que no se nos ocurrió mejor cosa que tirarnos los diccionarios a la cabeza.

Con lo de la ley puedo alegar algo parecido. Ciertamente, he calificado de delitos una serie de cosas que me parecen injustas, pero siempre a sabiendas, y reconocéndolo, de que son legales. Repase mis textos y verá que así es. Tenga en cuenta que si todo hubiera de quedar en lo que dicen los diccionarios, las leyes, etc. entonces sí tendríamos que apagar e irnos, ya que no habría lugar para la opinión y la crítica. No obstante, admito su matización sobre lo justa o no que pueda parecernos la legalidad, sin dejar por ello de serlo, y el mayor o menor acomodo de las palabras a nuestras expectativas.

Hummm... De vueltas con el espinoso tema de las pastillas idiotizantes y el trabajo basura. Es cierto que no es usted quien establece tal relación, pero se da la paradoja de que tampoco la establezco yo. De hecho, ya estaba establecida desde mucho antes de que yo naciera. Yo solamente me limitaba a denunciarla. Hay cosas que conviene recordar de vez en cuando.

Sigo pensando que estuvo usted muy borde con aquella frasecita de marras. Tenga en cuenta que la circunstancia de que haya gente que para sobrellevar sus duras condiciones laborales (e incluso familiares y escolares, fíjese en lo que le digo) tengan que tomar esas porquerías que les inhiben la capacidad para concentrarse y pensar, y les hacen ir por la vida como zombies, no puede parecerme más demencial. No lo hacen porque lo decidan, sino porque no les queda más remedio. El médico no puede recetarles otra cosa mejor. Pero tienen que tomarlas si no quieren morir de un ataque al corazón o, dado el caso, de suicidio. Es más, el asunto me pilla muy de cerca, ya que en su día tuve que pasar por esa amarga situación, y tengo familiares y amigos íntimos que actualmente lo están haciendo. De ahí que lo que usted dijo me pareciera una patada en el estómago. Tengo sentimientos, qué le voy a hacer... No obstante, parece rectificar el tiro al decir que es consciente de que, en realidad, lejos de ser solución, esos fármacos sólo agudizan el problema.
Por mi parte, aquí no ha pasado nada, y retiro lo que al respecto le dije.

Asunto "gipsyes": pues ahora me parece entender mejor nuestro punto más conflictivo. Me da la sensación de que lo que usted hacía era desahogarse de unas malas experiencias que ha tenido con los gitanos que conoce. Mi experiencia con ellos es bien distinta. Nací y viví durante muchos años en un barrio donde hay muchos gitanos y, mire por dónde, siempre tuve la suerte de entenderme y llevarme bien bien con ellos. Incluso me he divertido y copeado con ellos. ¿Las causas? A saber, pero así ha sido. Podría deberse, quizás, a mi forma de ser y a la de los gitanos de mi barrio. Quién sabe si me hubiera ido mal con esos otros gitanos que usted conoce. Quién sabe si usted se hubiera llevado bien con los que conozco yo... Queda ahí la incógnita. Claro que he desconfiado de algunos de ellos, pero esa desconfianza también la he tenido con otras personas no gitanas. Claro que me han hecho alguna que otra putada, pero también me las ha hecho otra gente que no era gitana. En todo caso, parece cumplirse ese dicho de que cada cual cuenta la feria según le fue.

No obstante, creo que ha caído en la falacia de generalizar un caso particular y personal. Y no se lo digo por mala hostia, sólo es sinceridad (hey, si hay alguien en la sala que pueda jactarse de ser un sujeto cien por cien objetivo y racional, que levante la mano).

Si quisiera expresar matemáticamente lo que considero que es su error, tal vez me saldría algo así: "El subconjunto b pertenece a C; luego todo elemento de C es igual que b".

Bueno, no sé si me he explicado bien o me ha salido un churro, pero lo dejaré aquí.

Y en cuanto a sus últimos párrafos, lamentablemente estamos de acuerdo. No, lo lamentable no es que estemos de acuerdo, lo lamentable son los hechos en que coincidimos. Buenos temas para la discusión y el debate, sin duda, pero quizás sería mejor hacerlo en otros posts, ¿no cree?

Es curioso, y triste, el dicho gitano que me enuncia en sus últimas líneas, pero ya ve que esa realidad no se queda confinada en los ambientes calós, sino que va mucho más allá.

Venga, un saludo sincero.

PD: Ponga en el plato un disco de los sevillanos "Pata Negra" y disfrute.

poquetacosa -

Tampoco a mí me gustan demasiado los entrecomillados pero…

«El diccionario podrá decir lo que quiera, pero mis puntos de vista no han de coincidir con él»

Pues entonces apaga y vámonos. Si va a dar usted a las palabras el significado que más le convenga va a resultar difícil entenderse. Como curiosidad, decirle que entre el pueblo gitano (y también en el diccionario, mira tú), a los linajes patrilineales,base de su sociedad, se les llama «raza» o «rai» en romaní. Tampoco suelo apellidar a la gente de racista a las primeras de cambio, algo que sí es generalizado entre los integrantes de esa etnia o cultura, o como quiera usted llamarla. Le pongo un ejemplo del que fui testigo. En una gasolinera un gitano pretende que le llenen el depósito pero «más tarde volverá para pagar». El empleado se niega a hacerlo y automáticamente es tachado de racista. Como el hombre ya había vivido (según me contó después) esa situación otras veces, tenía la respuesta preparada: «No, no es racismo, es que me debes ya X euros y si no hay dinero no hay gasolina». Lo realmente curioso es que al final el gitano sí tenía dinero y pagó. Sin embargo no era esa su intención. Y sí, los precios de los carburantes son abusivos y los beneficios de las petroleras son escandalosos.

«Sr. Poquetacosa, su actitud no puede parecerme más autoritaria»

Bueno… no soy yo el que decide lo que es legal o no; de hecho esa actitud de decidir qué es o no legal atendiendo a criterios personales, no solo me parece autoritaria, es un rasgo ineludible de cualquier dictadura que se precie. Otra cosa es que la legalidad me parezca justa o el significado de una palabra se ajuste mis expectativas.

La relación entre trabajo-basura y benzodiacepinas la hace usted, no yo, yo soy consciente que recurrir a ellas es agudizar un problema buscándo otro.

Está claro que en el tema gitano no nos vamos a poner de acuerdo usted y yo. En mi descargo diré que hablo por la experiencia que da el trato. Y la experiencia me dice que para tratar con ellos debo mantenerme a la defensiva. Si no, antes o después me joderán. Y ojo, no es una experiencia de algunos años, lo es de toda una vida. Me han llamado racista muchas veces, siempre de forma completamente gratuita, pues a pesar de lo que pudiera parecer, me gusta dar a la gente, a toda la gente, el beneficio de la duda. Sin embargo, al mínimo roce sea por la razón que sea, aparece la palabrita: «tú eres un racista», a veces acompañada de amenazas más o menos veladas. Ahora, cuando eso ocurre mi respuesta siempre es la misma: «Sí, si tú lo dices soy racista, pero lo soy en defensa propia».

Pero me gustaría terminar mencionando un tema en el que sí estamos de acuerdo usted y yo. Habla usted de la barbarie de las multinacionales farmacéuticas. Bien. No sé qué conocimientos o qué experiencia tiene usted al respecto, si no son demasiado amplios puedo decirle que es peor, muchísimo peor. Un botón de muestra lo tiene en el hecho de que las grandes corporaciones farmacéuticas están en muchos casos íntimamente ligadas con la industria armamentística. Sin embargo, para hacer frente a los atropellos de las grandes multinacionales (farmacéuticas o no), es necesario que la base de la demencial pirámide en la que vivimos inmersos haga causa común, al fin y al cabo ellos son más poderosos pero nosotros somos más.

Desgraciadamente eso no ocurre, tendemos más al «yo, mío, para mí», un hecho alegremente propiciado por las grandes corporaciones que por medio del márketing crean necesidades ficticias que agudizan más aún esa atomización que es nuestra mayor debilidad. Esa atomización debilitadora la describe bien un dicho gitano: «Yo contra mi hermano; mi hermano y yo contra nuestro primo; todos nosotros contra el extraño» Si el extraño es lo suficientemente hábil (y lo es) como para introducir un punto de tensión entre tú y tu hermano, el nosotros no vale ni un montoncito de guano.

Saludos.

Miguel Mencey -

Hola, Sr. Poquetacosa. Gracias también a Vd. por su respuesta.
Trataré de contestarle también por partes. No me gusta ir citando párrafos entre comillas; no sé por qué, pero me sabe mal (es una manía mía, sin duda). Sin embargo, me disculpará que lo haga, es simplemente para no perdernos.

"El racismo es una actitud, no una ciencia ni una pseudociencia ni nada por el estilo."

Hummm... Más que una actitud, sería una doctrina. Y como muchas otras, la considero de un carácter marcadamente pseudocientífico, por defender una serie de afirmaciones no probadas. El diccionario podrá decir lo que quiera, pero mis puntos de vista no han de coincidir con él. Usted también manifiesta que se siente en el derecho de opinar de forma distinta en determinados temas, cosa que me parece muy bien. Por cierto, en ningún momento le he llamado racista. Perdóneme la prolepsis, la hago por si hubiera pensado que los tiros iban por ahí. Además, ¿cómo podría decir que es un racista si ha criticado a una raza que no existe?

"Puede usted meterse su caramelo donde le quepa."

Así tendré que hacerlo, ya que no me aporta ni una sola prueba de las que le pido. Donde mejor me cabe es en la boca. A ver qué tal... ¡Caramba, pero qué rica está esta gominola de menta!.

"Hablo de racismo, no de raza gitana."

Entonces, si no habla de ninguna raza, ¿por qué reconoce hablar de racismo? No le entiendo. Aquí no le hago ninguna crítica ni comentario. No puedo, por la sencilla razón de que no le entiendo.

"Cuando hablo de “cultura gitana” verá que está entre comillas; eso quiere decir que estoy citando una fuente externa."

Pues aquí si voy a tener que darle la razón. Efectivamente, ha sido un despiste mío, y le pido disculpas.

"Es usted muy libre de etiquetarse como mejor le venga en gana."

De lo que me siento libre es de negarme a llevar etiqueta de ninguna clase. Es sólo una aclaración, nada más.

"El estado del mercado laboral no es el tema de este post."

Ah, pues usted perdone. Creía que la entradada hablaba de delincuentes. Pero resulta que no es así. Vamos, que sí habla de ellos, pero sólo de unos determinados delincuentes que, por lo visto, lo son por naturaleza. Un hecho demostradíiisimo. Casi tanto como el taró, vamos. Sí, demasiado bien demostrado como para que ahora llegue un percebe como yo pidiendo pruebas.

"Un mal menor no se ve justificado por el hecho de que exista otro mayor, eso es una falacia de lo más torpe."

Totalmente de acuerdo, pero yo no he dicho eso, ni tan siquiera lo he insinuado. Por tanto, no he caído en ninguna falacia. Otra cosa es me haya interpretado mal (eso le puede pasar a cualquiera). Lo que quiero decir es que los delitos menores me parecen consecuencia de los delitos mayores y legalmente protegidos. Sobre esto habría mucho que discutir, y el debate se haría interminable. Pero al menos le haré una pregunta: ¿qué puede usted esperar de las actitudes de un chaval, gitano o no, que ha nacido en un barrio de marginalidad y miseria, donde se le niega la cultura y la escolarización (para empezar, el ambiente que le rodea es hostil al estudio, además de que muchos de sus profesores y compañeros le discriminarán, si es que llega a ir a la escuela) y a cambio sólo recibe palizas y otros malos tratos? Ése es el regalo que ha recibido de esta maldita sociedad del bienestar. A éste no es que le exploten, es que no tendrá oportunidad de acceder ni al más miserable puesto de trabajo. Su rabia le llevará a atracar, aunque sea para tener el teléfono móvil que otros chavales tan fácilmente pueden permitirse. Eso cuando no es para comprar "droga": al no haber recibido educación ni conciencia crítica, su falta de escepticismo le llevará a creer que lo que le está vendiendo su propio vecino es heroína, y que además está enganchadísimo a ella. Es lo que hay en su barrio, es la puta leche que ha ido mamando desde que nació (y eso que me he quedado bien corto en la descripción que he hecho). Es la consecuencia del bienestar de otros. Si determinadas substancias psicoactivas estuvieran despenalizadas, es fácil imaginar que desaparacería el delito menor consecuente a su prohibición. En los años 20, cuando la heroína no estaba prohibida, ¿Cuántos navajazos se daban por una dosis? (Y eso que entonces SÍ que era heroína de verdad). Pero, claro, aquí tenemos el delito mayor de la industria farmaucética, que dispensa sustancias mucho más adictivas y peligrosas para que su negocio funcione divinamente.
Bien, sólo era un ejemplo, ¿pero entiende ahora por qué el delito menor me parece consecuente al delito mayor? Ya ve que no hacía justificaciones de ningún tipo, sólo establecía lo que yo entiendo una relación causa-efecto, ateniéndome exclusivamente a la cruda realidad.

"La naturaleza delictiva o no de un hecho, la definen las leyes vigentes, no usted."

¿Por qué no? ¿Sólo usted es libre de tener sus propios criterios? ¿Los demás no podemos mostrar nuestro desacuerdo con lo que diga la ley, el diccionario o lo que sea? ¿Es que las cosas se validan por el simple hecho de ser "establecidas"? Caramba, Sr. Poquetacosa, su actitud no puede parecerme más autoritaria. En fin, allá usted con las consecuencias, pero luego no nos hable de democracia y libertades, porque en su caso, esos términos no pueden ser más falaces.

"No hablo en ninguna parte de conducción inadecuada, hablo de permiso de conducir, y ya que estamos de seguro obligatorio."

Como quiera, pero sigue sin probarme que las actitudes que usted enuncia son de naturaleza gitana. (Por cierto, el caramelo que se perdió estaba delicioso).

"Si te saltas la caja, casi nunca estás jodiendo al empresario, estás jodiendo doblemente al trabajador. Medite sobre eso."

Medito, y llego a que eso reafirma mi postura ante el Gran Delito Empresarial. Pero los chorizos son los gitanos, claro.

"De todas formas, si usted tiene un trabajo de mierda y necesita drogarse para sobrellevarlo, es decisión suya."

Esta preciosa joya he preferido dejarla para el final. Me sorprende usted, Sr. Poquetacosa. Ni por asomo me esperaba que fuera capaz de faltarse al respeto y descalificarse a sí mismo hasta tal extremo. No haré comentario alguno a tan bellas palabras porque ya se comentan por sí solas.
Descuide, que después de leer esa cosa, no le molestaré más. Reciba un saludo, a pesar de la perla, y hasta siempre.

Mencey









poquetacosa -

Hola Miguel:

Ante todo gracias por dejar su comentario. Paso ahora a responderle.

Por partes.

El racismo es una actitud, no una ciencia ni una pseudociencia ni nada por el estilo. Le recomiendo que consulte un diccionario para aclarar su postura errática y traída por los pelos. Una vez que haya hecho esto tal vez pueda comprender eso de la tolerancia como una carretera de dos sentidos. Estoy bastante harto de que me llamen racista por el simple hecho opinar de forma distinta en temas que nada tienen que ver. Si lee usted la próxima entrada comprenderá lo que quiero decir.

Puede usted meterse su caramelo donde le quepa.

Hablo de racismo, no de raza gitana. Cuando hablo de “cultura gitana” verá que está entre comillas; eso quiere decir que estoy citando una fuente externa. El post es cortito pero creo que usted no ha leído bien.

Es usted muy libre de etiquetarse como mejor le venga en gana. Por otra parte, yo no soy nadie para integrar o desintegrar a nadie. Esa es una cuestión en la que cada cual decide y se atiene a las consecuencias.

El estado del mercado laboral no es el tema de este post. De todas formas, si usted tiene un trabajo de mierda y necesita drogarse para sobrellevarlo, es decisión suya.

Un mal menor no se ve justificado por el hecho de que exista otro mayor, eso es una falacia de lo más torpe: o sea, que el chorizo que me despluma a punta de navaja es un bendito porque las multinacionales me despluman aún más. No me joda usted, don Miguel.

La naturaleza delictiva o no de un hecho, la definen las leyes vigentes, no usted.

No hablo en ninguna parte de conducción inadecuada, hablo de permiso de conducir, y ya que estamos de seguro obligatorio.

Con lo del paso por caja vuelve usted a la falacia anterior. El que mi jefe sea un hideputa (que seguramente lo es) que me paga una miseria, no justifica al chorizo que quiere aligerarme hasta de esa miseria a la primera oportunidad. Por cierto, en algunas grandes superficies los trabajadores tienen la obligación (abusiva, sí, pero la tienen) de apechugar con los descuadres de caja. Si te saltas la caja, casi nunca estás jodiendo al empresario, estás jodiendo doblemente al trabajador. Medite sobre eso.

Yo sé defender mi turno perfectamente, no tengo ninguna dificultad con eso. En este caso los atropellados suelen ser los más débiles.

Saludos.

PS. Puede usted poner la x exactamente donde le salga de la bisectriz, es su elección. Yo por mi parte, prefiero evitar las faltas de ortografía deliberadas. Simple cuestión de higiene y de entendimiento.

Miguel Mencey -

Estamos ante un caso de evidente pensamiento crédulo disfrazado de escepticismo. El racismo es una pseudociencia (es Vd., no yo, quien habla de racismo en el penúltimo título de las ponencias). No hay prueba alguna de que el color de la piel y otros rasgos físicos determinen una serie de actitudes propias, ni siquiera inferioridad intrínseca, de las personas que los comparten. Si me demuestra Vd. eso, le regalo un caramelo. Hasta donde llegan mis humildes conocimientos, sólo existen cuatro razas humanas, entre las cuales ninguna es denominada como "gitana".
Las actitudes que Vd. insinúa no son en modo alguno exclusivas de la que Vd. denomina "raza gitana" (dado que Vd. habla de racismo, el término "cultura" en su escrito queda reducido a un eufemismo sin validez o, si quiere, a una expresión políticamente correcta, como dicen ahora los políticamente correctos). Sin ir más lejos, aunque yo no tenga la etiqueta de "gitano", no estoy dispuesto a dejarme integrar por Vd. ni por nadie en su querida sociedad xpañola (no, no es ninguna errata, la x la he puesto porque me ha dado la gana).
En cuanto al supuesto delito gitano, le voy a poner un solo ejemplo aunque, creo, bastante significativo: en su defendida sociedad xpañola hay miles de personas que están minando su salud física y mental a base trabajar en condiciones inhumanas, con un solo día a la semana de descanso, y al final para cobrar una miseria que no les da ni para alquilar un cuchitril (¿dónde está el por Vd. defendido derecho a la propiedad que tienen estas personas?). Para sobrellevar su precaria situación, no tienen más alternativa que tomar benzodiacepinas, que son de las porquerías más idiotizantes y adictivas con que la barbarie de las multinacionales farmaucéticas hace sus mayores dividendos). Mucho me temo que estos delitos de los que tales personas son víctimas, raramente serán de origen gitano. Por cierto, ¿dónde está la guardia "civil" (las comillas tampoco obedecen a ningún error) para proteger a estas personas de esas formas de delincuencia, que no deja de serlo por estar legalmente protegida?

Otra asignatura pendiente: demostrar que la conducción inadecuada, con o sin el correspondiente permiso, es de exclusividad gitana.

Sobre el paso por caja, o sea, pagar: eso dígaselo a Vd. a los verdaderos chorizos, o sea, los que mantienen a tantas personas en situación de precariedad laboral. Dígales que LES PAGUEN COMO ES DEBIDO A SUS EMPLE... perdón, EXPLOTADOS. Precisamente, uno de los casos más manifiestos de esta explotación se encuentra en las grandes superficies, así que siempre será poco todo objeto que salga de ellas saltándose la caja.

Sobre racismo y tolerancia: de lo primero ya he hablado... perdón, ya HA hablado Vd. antes. De lo segundo, le diré que, efectivamente, soy del todo intolerante con quiene prodigan ideas no razonadas ni argumentadas, como Vd. hace.

Y en cuanto a la cola, si Vd. no es capaz ni tan siquiera de saber defender su turno, es un problema exclusivamente suyo, que no le da razón para arremeter contra una supuesta raza.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres